TEXTOS


Mis amigos me dicen que cuando hablo de fotografia, de cine y de todo lo que adoro hacer, me brillan mucho los ojos. Y esto es de las poquitas cosas que se de mi misma. 


Me considero una apasionada (y vale, un poquito dramática también), quizás porqué no queda otra que amar lo que haces para hacerlo bien o porque sin pasión y curiosidad no entendería la vida, pero siempre he tenido claro que lo que mas me gusta en el mundo es rodar, hacer fotografías, captar "un algo" y poder transmitir y emocionar. 


Creo que de las cosas que mas me han influenciado a "ser como soy" es el hecho de ser hija unica, de pasar muchas tardes sola y tener que inventar mil y una actividad para hacer. Recuerdo que de mis pasatiempos favoritos era el de dar clases de pintura a mis peluches y escribir obras de teatro para luego hacerlas con mis vecinos. Mi madre siempre me dice que tenia prisa en todo, que aprendí a leer con ella porque no quería esperar a que empezase a la escuela y que poco después empece a inventar canciones y me apuntaron a clases de música. Después empece a tocar el piano y hasta hace tres años estaba en el Conservatorio Municipal Bruc de Barcelona. Considero que ha sido de las experiencias mas enriquecedoras ya que me ha permitido conocer otro mundo y lenguaje, estar con gente de distintas edades y crecer muchísimo. 


Llegamos aquí a mi agradecimiento eterno por mis padres. Que quizás no todo ha salido como esperaban pero el echo de poder vivir en Barcelona y no en el pequeño pueblo de pescadores de Sicilia donde que nací me ha dado muchas mas oportunidades.

Por esto me doy cuenta que en mis historias hablo mucho de mis padres, de la idea de luchar e ir contrarumbo y contratodos si es por los sueños, del no sentirse de ninguna parte, de la soledad y del divorcio, ya que recientemente se han separado. He descubierto que aún estando lejos me siento muy arrelada con la tierra Siciliana, que adoro la música italiana y que quiero contar sobre mi familia y mis raíces.

Me gusta mucho contar historias, aunque lo que me gusta aún más es poder capturar, fotografiar... y esto viene de mi padre. Mi padre se dedica al sector de la fotografía y desde pequeña me ha transmitido su pasión, recuerdo mis primeros carretes gastados y como me enseñaba a revelarlos cuando aún teníamos laboratorio en casa. He estado ligada al mundo fotográfico desde siempre y realmente es lo que me motiva para aprender mas y mas y mas. Por esto deseo de todo corazón poder especializarme en dirección de fotografía y estar estudiando estos años lo que más me gusta.

Sinceramente no se como acabar mi pequeña descripción, creo que los proyectos hablarán más de mi que mis palabras.



KSI


Inicios

La idea del proyecto "KSI" nació dos veranos antes de entrar en la ESCAC, en un bar, entre cervezas y patatas bravas.

Todo empezó un día volviendo, a por aquel entonces mi casa, y me encontré a dos amigos tocando la guitarra en el bar "Ksi", el de siempre. Me senté con ellos y apareció otro chico, un amigo suyo que también se unió. Horas después (si, nos entretenimos mucho cantando) se sentaron en la mesa del al lado dos chicas y una de ellas iba conmigo al instituto. Ellas tenían cartas y les propuse de unirnos. Estuvimos hasta que cerró el bar jugando a cartas, cantando canciones de Kanka y El chico de la hipoteca y sobretodo conociéndonos. Quedamos para el día siguiente para hacer lo mismo, y así durante todo el verano.

Poco a poco nos descubrimos y vimos lo diferentes que éramos y al mismo tiempo como de parecida era nuestra manera de afrontar los problemas. Pocas veces hablábamos de tristezas, aunque supiésemos que no eran momentos fáciles para ninguno de nosotros (quizás era esto lo que nos unía). Pero cuando estábamos juntos, con un par de cervezas en la mesa y a la que sonaban los primeros acordes de la guitarra, sentíamos que nada podía salir mal.

Quizás me alargado demasiado en la introducción pero creía que era necesaria para entender el día en el que Icar, el que llevaba siempre la guitarra, le preguntó a Arnau si era feliz y él respondió con una sonrisa un poquito amarga: Casi.

Y aquel día me di cuenta que quería hablar de nosotros y que "Ksi" o "Casi" podía ser un proyecto bonito para hacerlo.

Desarrollo

El proyecto está formado por diferentes historias protagonizadas por cinco adolescentes. Diferentes narraciones individuales y al mismo tiempo relacionadas entre ellas. Cinco capítulos individuales y uno conjunto donde el dramatismo disminuye y la importancia recae en "estar bien" y no en el sufrimiento individual.

El objetivo del proyecto es tratar temas "tópicos" pero frecuentes. Miedos, sexualidad, soledad, futuro, amistad, amor. Relaciones y vínculos entre personas que por algún motivo sufren y no pueden o no quieren compartirlo. Personas que mantienen la compostura a pesar de sentirse destruidas.

Ejecución

Rodar los capítulos fue complicado, pero al mismo tiempo muy emocionante. Para el prímer capítulo conseguimos rodar en la discoteca Apolo, por lo que fue increíble organizar un rodaje con tanta gente y descubrí por primera vez lo mágico que era el convertir en imágenes las palabras del guión. Aunque en ese momento aún no había entrado en ESCAC, conocía a varios futuros compañeros como Quim Bosch, Petar Tanev, Eddie González... Que me ayudaron a tirar adelante un proyecto que sabían que era importante para mi.

Este año, como práctica libre, he rodado uno de los últimos "capítulos" que había escrito, el de Nora. Por lo que adjunto el resultado casi-final del corto de "Nora" junto a un teaser a especie de resumen de los otros cortometrajes que forman parte de "Ksi".


NORA

Creo que el personaje y la historia de Nora ha sido la más difícil de contar para mi, y de hecho he acabado montando mucho menos de lo que se rodó ya que de golpe muchos diálogos, aunque fue liberador rodarlos, me parecían innecesarios para comprender a la protagonista.

El rodaje fue de lo más improvisado ya que el día antes la actriz me falló y suerte de mi amiga Violeta que me salvó aceptando el papel a última hora, estando en exámenes. Todos los horarios cambiaron para adaptarnos a las necesidades de Violeta y algunas escenas se tuvieron que replantear a localizaciones más cercanas por el tiempo que disponíamos (la escena del terrado en principio estaba planteada de noche y en un tejado de una casa de campo)

Fue un rodaje en el que aprendí que es difícil estar en todo y que dirigir un proyecto con actores sin casi ensayar (suerte que Violeta me conoce tantísimo y entendió perfectamente lo que la protagonista sentía) y al mismo tiempo operar es un reto. Pero aún así fue un rodaje muy divertido y al mismo tiempo muy intenso, sobretodo en las escenas más intimas como la del terrado y la de la cama.

Lo especial de estas dos escenas es lo que se vivió en el momento del rodaje. Cuando rodamos en el terrado fue muy especial ya que cuando los actores se besaron por primera vez, empezó a sonar una melodía preciosa que provenía de un concierto de la calle. En principio la escena estaba planteada sin música pero fue un momento tan mágico que escogí la escena para el montaje final.

En la escena de la cama sucedió algo similar ya que intentamos crear un ambiente cómodo para que los actores se sintieran a gusto (en rodaje solo estubimos Manu y yo). Previamente había estado con ellos "jugando a las preguntas" para que se conocieran mejor (consistía en responder a mis preguntas lo que creían que respondería la otra persona). En el momento de la grabación se notaba minuto a minuto como la confianza aumentaba y por cada beso, Manu y yo nos emocionábamos.

Por lo tanto puedo decir que el corto "Nora" fue de esos que se esta en constante emoción y que nos unió muchísimo. 

Inicios

En aquel momento Quim Bosch, Petar Tanev, Irene Tió, Anna Lanau y yo formábamos un equipo inseparable. No había un día que no lo pasaremos juntos, si por algún motivo no íbamos a ESCAC, por la tarde nos veíamos y los fin de semana nos íbamos a desconectar en alguna casita en la montaña y hacíamos fotos, escalábamos arboles, jugábamos al trivial y compartimos nuestras idees y primeros esbozos.

Fue en uno de esos momentos que Quim nos contó que estaba escribiendo un nuevo proyecto y nació "Black".

Desarrollo

Empezamos a darle imagenes a las palabras de Quim, intentando entender cada sensación y casi "apropiandonos" de sus experiencias y su dolor para crear algo nuevo (y cada vez más de todos). Estuvimos unas semanas pensando en las imágenes y en las localizaciones, en la forma de rodar y en que momentos romperíamos el blanco y negro que Quim había propuesto para la estética.

Ejecución

Fue un proyecto fácil de rodar, un poco "sobre la marcha", en el sentido que aún sabiendo cuales eran los planos que necesitábamos, me sentía con la libertad de plantear otros que surgían en el momento. En dos días teníamos todo el material necesario rodado y solo faltaba unirlo para amalgamar la voz con las imagenes.


Inicios

A mediados del año pasado Oriol Domenech me propuso dirigir la fotografía del proyecto que estaba escribiendo: Sinner Road. Al contarme la historia me pareció muy diferente a lo que solía hacer (luz natural, planos largos o secuencia...) pero me parecía una buena forma de "salir de la zona confort" y probar cosas nuevas, por lo que me sumé al proyecto y empezamos a plantear la estética del corto.

Cuando Oriol me contó todos los planos que había pensado por poco saltó del espanto ya que eran más del triple de los que yo hubiese hecho, pero me pareció interesante la manera en que pensaba montarlo y empezamos a planificar los planos (y reduciendo una gran parte) para entenderlos y tenerlos todos claros.

Desarrollo

Se planteo el rodaje para rodarlo en 4 dias en agosto pero fue de lo más caótico ya que por cuestiones de luz no podíamos empezar a rodar antes de las 22:30 y el plan de rodaje era demasiado ajustado. El primer día me volví un poco loca entre los leds y las luces intermitentes de policía (no se conseguió generador) y el cansacio, ya que todos los planos (algunos solo posibles haciendo muchas contorsiones dentro el coche) los tenia que operar yo ya que en el primer rodaje Manuel aún no estaba en el equipo. Por otro lado nadie esperaba tanto frío en pleno agosto y eso también empeoró la situación.

El segundo día el coche del protagonista que se había conseguido para rodar dejo de funcionar y tuvimos que llamar a la grua. Después de valorar las opciones seriosamente se suspendió el rodaje ya que parecía imposible seguir adelante.

Se reeplanteo todo y hubo varios cambios en el equipo. Le propuse a Oriol añadir a mas personas en el departamento de foto ya que con Petar Tanev y Pere Arnal faltaron manos. Se sumaron Iñaki Gonzalez, Dani Benejam, Marc Tarruell y Karu Borge.

En aquel momento estaba empezando a trabajar en otros proyectos con Manuel y fue cuando le propuse de entrar en el proyecto como co-director de foto ya que me parecía interesante tener una visión nueva y poder añadir y mezclar nuestros estilos para operar los dos juntos, partiéndonos planos ya que sabíamos que cada jornada de rodaje sería muy intensa.

Trabajamos juntos para crear unas plantas de luz más eficientes y que se pudiesen mantener durante las distintas secuencias sin modificar demasiado y por lo tanto poder tirar los planos con más agilidad. Fue un proceso largo peo divertido porque organizábamos reuniones para reunir a todo el equipo de foto junto y empezar a crear piña pre-rodaje.

Execución

Finalmente se rodó en diciembre, con generador y muchas mas personas trabajando. Había mucho más frió pero está vez íbamos más preparados y conseguimos mantener un ritmo muy bueno durante todo el rodaje. Fueron 5 noches largas y sin pausas pero conseguimos acabar. Pocos meses después hicimos unos retakes de algunos planos que faltaban o planos que queríamos modificar alguna cosita...

En general Sinner Road ha sido de las experiencias más intensas en rodaje (hasta el largometrage de los Sansabrià "Los pájaros no vuelan de noche" en el que estuve auxiliando e il·luminando con Iñaki) en la que se creo una buena dinámica de equipo (convirtiéndonos un poco en familia) y aunque hubo situaciones muy difíciles, la felicidad que vivimos al acabar fue lo que dio sentido a todo