LA REINA DESNUDA


Cuando acepté encargarme de la producción del proyecto "La Reina Desnuda" ni me imaginaba lo complicado que podría llegar a ser. Pero si lo hubiese sabido, volvería a decir que si porqué ha sido todo un reto (pero de los que acaban gustando)

Inicios

Nunca he tenido dudas sobre que especialidad escoger, quizás si dudas por conseguir o no entrar, pero siempre he tenido claro que lo que me gusta más en el mundo es rodar y estar en el departamento de foto. Aún así siempre me ha gustado el mundo de la producción, sabiendo que no se limitaba a "hacer bocatas" tal y como las bromas dicen, y por esto tenía ganas de involucrarme en un proyecto dedicándome completamente al departamento de producción. 

Pau Sansabrià y Albert Sansabrià me propusieron entrar en el equipo de "La Reina Desnuda", cuando solo era un esbozo y una idea, y ni el guión, de Biel Martí, se había escrito. Empecé a reunirme con todos los miembros del equipo y jefes de departamentos para entender más el concepto que se quería contar. Todos los del equipo habían trabajado juntos en muchos proyectos, y todos forman parte del mismo grupo de amigos, esto y sumándole que era la unica chica del proyecto, al principio había situaciones divertidas, pero nos comunicábamos muy bien entre todos y avanzábamos con la idea y sintiéndonos parte de algo que nos motivaba a todos.



Desenvolupamiento

Fue un proceso bonito porqué sentía que tenía voz y que confiaban en mis ideas para seguir adelante. Propuse dar un toque diferente para salir del "típico thriller de hotel y sangre oscuro" y empezamos a ver si podíamos darle otro tipo de mirada. Planteamos unos personajes más redondos y dandole más protagonismo a los personajes femeninos.


- Búsqueda de actores:

Para todos era importante buscar a actores que les motivase el proyecto por lo que empezamos a buscar entre nuestros conocidos o con actores que habíamos trabajado anteriormente. Propuse a Xavier Nicaise como padre, ya que coincidimos en Sinner Road y entre plano y plano creamos un vínculo muy bonito entre los dos, a Joaquim Bernal como chico malo, aunque coincidi con él en un rodaje de género totalmente distinto y por último a Garazi Beloki, quien siempre me había fascinado y tenia muchas ganas de trabajar con ella. Tuvimos muchísima suerte ya que los tres aceptaron conocer un poco más el proyecto y se sumaron a la aventura con ganas de aportar un poco más en el proyecto. 


- Localizaciones:

Buscar localizaciones ha sido de los retos más fuertes del rodaje ya que la idea era centrar la historia en un mundo lujoso y por lo tanto debíamos rodar en espacios más complicados de conseguir. Las semanas previas al rodaje no había un día que no escribía menos de cinco correos o llamadas, pero parecía imposible conseguir permiso o un presupuesto aceptable para rodar en un restaurante con aspecto lujoso, una suite de hotel y un pasillo. 

A tres semanas del rodaje, con poca esperanza de conseguir una habitación en algún hotel, empezamos a pensar planes B, C y Z y propuse la idea de crear nosotros la suite, a partir de un espacio vacío que la empresa de mi padre no utiliza. 


- Creación de la suite:

Necesitamos ayuda y hablé con mi compañera de piso, Claudia Clot y alumna de primero, para trabajar juntas en producción y montar un equipo que pudiese ayudarme y encargarse del diseño de la suite y se sumaron al proyecto Roos Van der Heveuel y Julia Fernandez.

Empezamos a buscar maneras de "llenar" el espacio y poder transformarlo en una habitación de hotel, y después de muchos días de búsqueda en todas las tiendas posibles (y a poder ser que aceptasen devoluciones...), de recuperar cositas a punto de tirar para pintarlas y vaciar las casas de nuestros padres, conseguimos un resultado que funcionaba perfectamente.

Espacio original


Espacio final (frames)


- Presupuesto:

Más avanzábamos con el proyecto, más veíamos que necesitaríamos una "ayudita" para seguir adelante con el cortometraje y por esto empezamos una campaña Verkami e hicimos un primer teaser para poder recolectar un mínimo y cubrir sobretodo los gastos de dietas y transportes y los gastos de alquiler de material.

La mayoría de gastos se destinaron al departamento de foto, pero fue un proceso interesante ya que con Iñaki González ya habíamos trabajado juntos en el dep. de foto en otros proyectos por lo que sabíamos como trabajábamos y fue muy fácil ponernos de acuerdo con el material que necesitábamos y  hacer una lista factible desde el primer momento. 

Ejecución

Fue un rodaje muy intenso, sobretodo las escenas de la suite que se hicieron a contratiempo rodando 17 horas por día, pero se consiguió. A causa de una baja en el equipo de foto acabé involucrandome a último momento auxiliando a Iñaki en cámara y encargándome del foco. Aunque era un poco estresante estar en dos departamentos a la vez, acabó siendo provechoso ya que, aunque debíamos controlar los tiempos, al estar dentro de foto nos evitábamos los típicos choques debido a dar prisa para empezar a tirar plano. 

La comunicación entre dirección (dedicados exclusivamente a los actores y haciendo un trabajo magnifico para ponerlos en situación), foto y sonido fue muy buena y por esto nos era fácil rodar ya que el ambiente en el que estábamos era muy agradable.

Ya desde el primer momento sabíamos que la propuesta de "La Reina Desnuda" era arriesgada y hasta pretenciosa, pero queríamos tirar adelante el proyecto sabiendo que quizás no saldría como pensábamos. 

Y así ha sido, porqué muchas cosas se tuvieron que hacer con prisas y con menos preparación de lo que hubiésemos necesitado, pero aún asi, fuera del estres